Dobble de los alimentos

Hace unos días os enseñaba por Twitter (si aún no me sigues, me puedes encontrar aquí) unas fotos de mis tarjetas de Dobble de la ropa. La verdad es que estuve un buen rato recortando, pero mereció la pena. Primero las recorté, luego las pegué en cartulinas de colores (para tener distintos juegos) y como sé por experiencia que el Dobble puede ser “un pelín” agresivo también las plastifiqué.

DSC_2219
Como ya os contaba en este post, el juego se basa en ser el más rápido en identificar los objetos comunes entre varias tarjetas. En el juego original proponen hasta cinco formas distintas de jugar, pero yo suelo utilizar estas dos:

  • Repartir todas las tarjetas excepto una entre todos los jugadores (normalmente tres o cuatro; si son más no tiene tanta gracia porque recibirán pocas tarjetas). Se deja una tarjeta en el medio y los jugadores tienen que ir poniendo sus tarjetas encima a medida que encuentran un objeto en común. Por ejemplo, si en la tarjeta que está en la mesa hay unos pantalones y en mi tarjeta tengo pantalones, diré bien alto la palabra pantalones y pondré mi tarjeta encima de la otra. Así sucesivamente hasta que alguien se quede sin tarjetas. Esa persona será el ganador.
  • Poner todas las tarjetas en un montón encima de la mesa y repartir a cada jugador solo una carta. La mecánica es similar a la anterior, pero en este caso tengo que coger tarjetas del mazo (en lugar de deshacerme de ellas) y ganará la persona que más tarjetas tenga al final.

La verdad es que es un juego que gusta mucho. Yo tengo el juego original y de vez en cuando juego con mis amigos, y reconozco que me encanta. Para utilizarlo en clase tenemos que estar seguros de que conocen el vocabulario de antemano (es un juego muy rápido, ideal para repasar) y no está de más hacer hincapié en que tienen que decir la palabra en alto antes de coger o dejar una tarjeta. El resto de compañeros tendrá que estar pendiente y si no decimos bien la palabra no podremos coger o dejar la tarjeta.

Así que me he animado y he creado una nueva versión. Aquí podéis encontrar las tarjetas con el léxico de la ropa y aquí las del bar. Esta vez he creado unas tarjetas con comida y bebida. Las he hecho siguiendo la unidad 6 del manual Gente hoy 1, de Difusión, que es el material que estoy siguiendo actualmente. Sin embargo, no es necesario utilizar este manual para jugar a este juego, basta con estar hablando de comida 🙂

Captura de pantalla 2015-09-29 a las 19.31.25

Así que no me enrollo más y AQUÍ os dejo las tarjetas de los alimentos. 

Tarjetas con emojis para clase

Sí, lo sé, demasiado tiempo sin actualizar, vergüenza me tendría que dar. Pero… la verdad es que he estado muy ocupada y en estos meses no he parado con el máster (del que espero poder hablaros prontito) y con las clases. Además, entre medias han caído un par de cursos y unas prácticas. Casi nada. Pero el verano ya se ha terminado y aquí estoy yo de vuelta con muchas ganas.

Para ir abriendo boca os traigo otra actividad pensada, principalmente, para clase de conversación. ¡Y con emojis! Y es que sí, los emojis están de moda y mires donde emires los encuentras (que si campañas a favor e un emoji con forma de paella, que si camisetas y sábanas con caritas sonrientes y bailaoras de flamenco, que si concursos de adivinanzas con emojis…) Así que, ¿por qué no utilizarlos en clase? Os traigo una recopilación de emojis en tarjetas (y sin texto, así que lo mismo te valen para clase de ELE, que de DaF, que de ESL…que para echarte unas risas con tus amigos en el bar).

Y te preguntarás...¿qué es lo que podemos hacer con estas tarjetas con emojis? Pues entre otras cosas… (si os animáis a mandar sugerencias las añado a la lista y así tenemos más recursos):

Captura de pantalla 2015-09-21 a las 17.07.07 Captura de pantalla 2015-09-21 a las 17.07.00

  • Contar una historia “sobre la marcha”: se recortan y barajan las tarjetas y se ponen en un mazo. Cada estudiante, por turnos, coge una tarjeta con un emoji y tiene que ir contando la historia.
  • Contar una historia “del revés”: alguien piensa en una anécdota, una historia o simplemente en lo que hizo la tarde anterior. Selecciona una serie de emojis, los ordena y el resto de compañeros tienen que adivinar qué pasó.
  • ¡Para hablar de sentimientos! Estas tarjetas sirven perfectamente para presentar algunas emociones (o la diferencia entre estar y tener, por ejemplo).
  • También los podemos utilizar como ideas para producciones escritas: cada estudiante escoge varias tarjetas al azar y tiene que escribir una historia utilizando todas; un estudiante escoge varias tarjetas para que otro estudiante escriba algo relacionado (aviso: esta opción puede dar pie a historias “con muy mala leche”, es decir, que el estudiante A escoja tarjetas increíblemente difíciles de relacionar para que el estudiante B escriba sobra ellas), etc.
  • Utilizar las tarjetas para juegos como el tabú, el password, etc.

Aquí os dejo las tarjetas, ya me contaréis qué os parecen. ¡Espero tardar menos en volver!

48 tarjetas para clase de conversación

Me gusta preparar mis clases con toda la antelación posible y me gusta ser precisa y meticulosa. Sin embargo, a veces no puedo: no tengo tiempo, desconozco el nivel de los estudiantes, hay cambios de última hora, etc. ¿Os suena? Así que intento tener un “banco” de actividades ya preparadas de las que tirar en esos casos de emergencia. Hoy os traigo uno de esos materiales: 48 tarjetas para clase de conversaciónCada tarjeta contiene varias preguntas sobre un tema concreto. Las podéis utilizar tanto para clases individuales como para clases en grupo y aunque estoy segura de que ya habéis hablado de muchos de esos temas en clase, no es lo mismo “llevar un tema” a clase que un mazo de tarjetas entre las que los estudiantes eligen varias al azar.

Captura de pantalla 2015-04-20 a la(s) 17.45.13 Captura de pantalla 2015-04-20 a la(s) 17.45.22

Creo que la mayoría de las tarjetas se pueden usar a partir de un nivel B1 “altito” (aunque en algunos casos sería conveniente preenseñar algo de léxico), pero creo que si guiamos bien a los estudiantes no habría grandes problemas. He intentado que los temas no fueran demasiado polémicos (pero tampoco se reducen a “¿prefieres vivir en el campo o en la ciudad?”), pero ahí ya entra lo que os queráis mojar o hacer que vuestros estudiantes se mojen.

Comparto estas tarjetas con vosotros con todo el cariño. Si encontráis algún error, por favor, ¡decídmelo! Podéis compartirlas y usarlas todo lo que queráis aunque os pido que incluyáis algún link o dejéis el link que he puesto en las tarjetas.

¡Espero que las disfrutéis!