Hombres buenos

Confieso que no soy seguidora acérrima de Pérez-Reverte. Sí, muchos de sus artículos han caído y un par de libros también, pero quitando al capitán Alatriste no sería capaz de recordar el nombre de ninguno de los personajes de sus libros. Pero cuando escuché que su nuevo libro, Hombres Buenos, hablaba de la RAE y de la Enciclopedia, una pequeña obsesión nació dentro de mí. Sí, soy “de esa clase de personas” y todo lo que tenga que ver con la RAE me vuelve bastante loca. De hecho, hace algunos años, en la última noche en blanco que se celebró en Madrid, tuve la oportunidad de visitarla (después de tres horas de cola, todo hay que decirlo).

Intenté participar en el sorteo para conseguir un libro que organizó la editorial Alfaguara en Twitter. Iban dando pistas sobre lugares importantes de la novela y si lo adivinabas e ibas a ese lugar, encontrarías a un representante de la editorial con un libro para ti. El problema es que no adiviné ninguna…así que me tocó esperar un poco más para tener el libro. Sin embargo, una amiga mía tuvo mejor suerte y ganó un par de entradas para asistir a la presentación del libro (¡y a un encuentro privado con Reverte!) en la Fnac de Madrid.

Así que…¡dicho y hecho! El pasado miércoles pude asistir a la presentación. Cuando llegué a la fnac vi muchísima gente haciendo cola para entrar a la presentación, todo estaba lleno de personas con el libro en sus manos y en la última planta todo estaba dispuesto para la firma de libros, donde ya había gente esperando a pesar de faltar unas tres horas y pico. La presentación empezaba a las nueve y a eso de las ocho y media nos pasaron a mi amiga y a mí, junto con otros diez socios seleccionados, a una especie de camerino donde nos recibió Pérez-Reverte en persona. Yo aún no me había leído el libro, así que poco podía preguntar, pero enseguida la conversación se des11084041_10155544678435413_1726514071751870554_ovió de las páginas del libro y se centró en el estado de la cultura y las letras en España. Charlar con alguien de la talla de Reverte es un placer, pero cuando hay tanta verdad y tanta tristeza en sus palabras ya no lo es tanto. Durante nuestra pequeña charla, y posteriormente en la presentación general, Reverte insistió en la pobreza de la cultura española y culpó, entre otras cosas, a la pésima educación que recibimos. Le pregunté si se podía hacer algo, y su respuesta me encantó. “Dadles libros a los niños: que jueguen con ellos, los lean, los pinten, los rompan, construyan cosas…pero que se rodeen de libros”. La verdad es que no puedo estar más de acuerdo con él. Terminamos nuestro encuentro privado con una firma (¡y menos mal porque si no luego tendríamos que haber esperado ni se sabe cuánto!) y, cómo no, con una foto.

DSC_1218En la presentación, guiada por el periodista y poeta Antonio Lucas, Reverte habló de los pocos hombres buenos a los que conoce. Los hombres buenos del libro iniciaron un viaje buscando la Enciclopedia, ese libro destinado a traer libertad y progreso a España. Siglos después, en palabras del propio Reverte, habría que ir a Francia a buscarla de nuevo. En la antigüedad, los hombres no tenían más opciones: tenían que ir al campo a trabajar, tenían que sacar a sus familias adelante y, desde luego, no contaban con tantos medios como ahora. Nosotros tenemos en nuestras manos la posibilidad de elegir, de estudiar, de formarnos, de viajar, de leer, de continuar aprendiendo… Tal y como dijo Reverte “quien ve Sálvame antes que Salvados es porque quiere”. Gobierno tras gobierno han pasado ministros de educación que no han hecho más que cambiar leyes sin pararse a pensar en cómo educar a las nuevas generaciones.

Reverte habló de cómo en otros países el pueblo ha sabido cambiar su destino y no ha olvidado su historia. Nosotros, dice, olvidamos la nuestra y así olvidamos también la cultura. La verdad es que no podría elegir solo una de las frases con las que nos deleitó, pero me quedo con estas: “El día que los libros se acaben seremos pasto de los bárbaros” y “Sin libros no hay cultura”.

La verdad es que fue una noche de 10, muy bien acompañada, con música en directo de Ara Malikian, con duelo de espadas incluido y, sobre todo, con mucho sobre lo que reflexionar.

No me pude resistir y esa misma noche lo empecé.
No me pude resistir y esa misma noche lo empecé.

Las TICs en España

Después de hablar ya un par de veces sobre las TICs en varios centros de Estados Unidos y en un centro de Colombia, hoy le he pedido a una muy buena amiga mía que nos cuente cómo utiliza ella las nuevas tecnologías en la clase de primaria. Como veréis, a pesar de contar con pizarra digital y ordenadores para los estudiantes, Lucía defiende también el empleo de estos recursos con otros métodos, como por ejemplo el libro de texto. ¡Veamos que más nos cuenta!

  • ¿Nos cuentas algo de ti?

Mi nombre es Lucía Barragán, soy de Madrid y tengo 27 años. Estudié bachillerato de ciencias sociales e hice la carrera de Traducción e Interpretación de inglés y alemán. Después realicé el Máster de Formación de Profesorado de Lengua Extranjera y en la actualidad estoy realizando un máster en pedagogía psistémica.

Actualmente estoy dando clase de inglés en primaria (1º y 3º) y una hora de alemán en secundaria en el colegio privado Balder. Este centro no sigue la metodología tradicional sino que se trabaja según el método de “rincones de trabajo” también conocido como “trabajo por proyectos o planes de trabajo”.

En cuanto a mi vocación se refiere, siempre he sabido que quería ser profesora. Desde bien pequeña me llamaban mucho la atención los niños y siempre he tenido cierta facilidad para comunicarme con ellos. Pero realmente cuando me di cuenta de que quería ser profesora fue cuando acabé la carrera y vi que la traducción no me llenaba lo suficiente, vi que necesitaba algo más. Y tras realizar el máster de profesorado y empezar a trabajar en el colegio Balder, me di cuenta de que este es mi sitio y que enseñando soy feliz.

  • ¿Qué tecnología tienes disponible en tu centro de trabajo? ¿Cuál es la “situación tecnológica” en tu centro? 

La tecnología con la que cuento en mi trabajo consiste en: un ordenador personal, un proyector y una pizarra digital. Mi centro no se caracteriza especialmente por el uso de las TIC, aspecto que realmente agradezco porque considero que no solo se debe trabajar con las TIC, sino con un cierto equilibrio entre las TIC y los libros o la enseñanza tradicional.

Mi colegio cuenta con un ordenador personal por cada alumno de 5º y 6º, del cual no se hace uso diario sino para ciertos proyectos dentro del aula.  A su vez, cada clase de 1º a 6º cuenta con 4 tablets que se utilizan en algunos “rincones” de cada plan de trabajo.

  • ¿Cómo usas las TIC en tu labor docente?

Uso las TIC en el aula para trabajar con el libro de texto de la editorial Oxford.  No tengo un blog de aula puesto que mis alumnos son demasiado pequeños y cuento con una plataforma virtual que la editorial Oxford pone a disposición de los alumnos.

Tampoco utilizo aplicaciones para diseñar materiales pero sí que cuento con una aplicación en la que me puedo comunicar con los padres, escribir los deberes, poner las notas, etc.

  • A nivel personal, ¿cómo usas las TIC? 

No soy una loca de las TIC, las uso con bastante moderación.

  • ¿Tienes formación especializada en TIC? ¿Crees que tienes suficiente formación? ¿En qué ámbito crees que te falta algo de formación o te gustaría profundizar si pudieras? 

No tengo formación suficiente de las TIC porque en mi formación no tenía el peso suficiente que debería tener. Sí me gustaría profundizar un poco más pero, como ya he dicho antes, no creo que el uso de las TIC tenga que ser extensivo a toda la jornada escolar y a todas las áreas.

  • ¿Qué criterios sigues a la hora de seleccionar recursos TIC para tus clases? 

A la hora de seleccionar las TIC valoro el contenido sea adecuado para la edad y la materia que estoy impartiendo en ese momento. No suelo utilizar muchas páginas web y demás recursos de apoyo para mis clases porque con el material que me proporciona la editorial Oxford tengo material de sobra para trabajar durante el año.

  • ¿Cómo te imaginas el futuro de las TIC en la educación? ¿En qué dirección vamos?

Considero que las TIC se van a ir implementando cada vez más en las aulas, hasta acabar dominando y copando el sistema educativo. Por un lado, considero que esto es algo beneficioso puesto que estamos enseñando a las mentes del siglo XXI y no podemos negar que esta es la era de la tecnología. Pero por otro lado creo que no se debe perder el contacto con los libros de texto y con el papel y el lápiz, puesto que hacen que los niños tengan que trabajar  más lento y se tengan que concentrar más. Considero que el papel del profesor no debe ni va a desaparecer del sistema, puesto que tiene que haber alguien que guíe y supervise el aprendizaje de los alumnos.

  • ¿Alguna recomendación personal? 

Mi recomendación personal es que enseñemos a los niños a utilizar las TIC con responsabilidad y que les enseñemos a discernir entre realidad y ficción.

  • Todos conocemos al típico profe reacio a utilizar las TICs, ¿qué argumento usarías para convencerlo? 

Le diría que no podemos negarles a los alumnos algo que forma parte de sus vidas y algo que les motiva tanto como son las TIC. Considero que los profesores que no usen las TIC están, de alguna manera, negando la situación actual de los niños y yendo a contracorriente de la actualidad.