De mapas y lenguas

Me gustan bastante los mapas. No es que tenga una colección de mapas de ciudades “raras” del siglo XVII, pero sí tengo varias agendas con mapas, papeles de envolver, pegatinas y demás chorradillas varias. Hace poco me regalaron el famoso mapa en el que se pueden rascar los países visitados y no me pudieron hacer más feliz. Así que cuando vi esta aplicación que combinaba mapas (bueno, más bien “mapa”, ya que de momento solo está disponible para Europa) y lenguas…¡me pareció haber encontrado LA APLICACIÓN!

La verdad es que aplicación práctica, lo que se dice práctica…de momento no le veo mucho. ¿Quizás para enseñar la etimología de algunas palabras? ¿Para comparar o diferenciar lenguas europeas? ¿Con grupos de nivel avanzado? ¿Con aquellos estudiantes empeñados en “¡ay!, ¡qué difícil es el español”? ¿Adivinar de qué idioma se trata? ¿Adivinar la expresión en inglés/español/francés/alemán/etc.? Quién sabe. La gracia de esta aplicación es que podemos introducir una palabra o expresión (eso sí, en inglés) y obtendremos su traducción en las lenguas europeas y, además, con la palabra situada en el mapa.

Este traductor se sirve de la tecnología de Google Translator (del que yo no me fiaría al 100%), y a si no encuentra la palabra la dejará en inglés. Supongo que con palabras sueltas funcionará bastante bien, si ya metemos frases es posible que la cosa se complique un poco.

De momento me he divertido un poco haciendo algunas pruebas. Me salió la vena romántica y no pude evitar probar con I love you.

Captura de pantalla 2015-04-01 a la(s) 00.09.18

Y supongo que influenciada por las horas a las que estoy preparando este post, me dio por buscar night.

Captura de pantalla 2015-04-01 a la(s) 00.10.29

Y no podía dejar de buscar una de mis palabras favoritas (sí, esta gente de letras tiene palabras favoritas), por lo que representa y por lo difícil de trasladar a otros idiomas: WANDERLUST. La verdad es que durante un tiempo me obsesioné con esta palabra, me hice un blog en el que la incluía en el título e incluso me ha rondado la cabeza la idea de hacerme un tatuaje con ella. Eso sí, en inglés o en alemán (Fernweh), que la traducción al español no me termina de convencer…Captura de pantalla 2015-04-01 a la(s) 00.10.56

Anuncios

XVI Encuentro Práctico ELE (II)

Aquí estoy para contaros algo más del XVI Encuentro Práctico de ELE de primeros de marzo. Y esta entrada es algo especial porque no la escribo yo sola, sino que cuento con la ayuda de Cristina de EducaGlobal, una de las personas que pude conocer en las jornadas gracias a twitter (¡y las pausas para el café!). Os dejo su intervención en cursiva.

Hola, yo soy Cristina, profe en Educaglobal. Para mí también fue un placer conocer a gente como Aída. Y es que los encuentros, jornadas y congresos no solo sirven para ponerse al día de las últimas novedades, aunque para esto prefiero utilizar otras vías como Twitter o Facebook, sino que sirven para conocer a otros profes, su situación en otros contextos educativos, sus problemas, su alumnado, etc. Para mí, quizás esta parte más “humana” es la que motiva para asistir a estos eventos. Pero Aída, vamos a contar con más detalle los talleres del encuentro, ¿no?

Yo creo que había una muy buena variedad, que abarcaban desde las TIC, la gamificación, la evaluación, la pronunciación, los cortos en la clase, las imágenes (no sé si me dejo alguno, jeje) Yo solo asistí al de un tuitero que conocí durante el café José Manuel Sala que nos habló de “La creatividad de bajo consumo rica en potencia ELE”, ¡vaya título!

En su taller nos presentó la revista Nokton Magazine para trabajar aspectos culturales sobre España, nos propuso una actividad para organizar una escapada nocturna consultando las distintas alternativas que aparecían en la revista en un día concreto. Me pareció una idea estupenda para trabajar la cultura más allá de la gastronomía, los toros y los edificios emblemáticos de cualquier ciudad, además se puede realizar desde niveles iniciales hasta avanzados. Es una manera muy original de acercar nuestra cultura a los estudiantes más allá de las guías y desde otros puntos de vista.

Y tú, ¿en qué talleres estuviste?

Aquí están todas las caras nuevas que conocí en el Encuentro.
Archivo 27-3-15 20 56 17-2
Aquí está Cristina explicando cómo trabajar con imágenes interactivas.

Yo, llevada por esa emoción tuitera, asistí a dos talleres de gente que había conocido a través de esta red. El primero, cómo no, el de Cristina. Había oído hablar de ThingLink anteriormente, e incluso había visitado su web (sí, muy por encima, lo reconozco), pero nunca había trabajado con ella y ni siquiera había pensado mucho en cómo aplicarlo a clase. Con esta herramienta podemos elegir una foto y añadir distintas etiquetas. Podemos, por ejemplo, incluir un texto (es decir, que hagamos clic en una parte de la imagen y aparezca una descripción, por ejemplo), un vídeo, un enlace a otra página… Cristina nos enseñó varios ejemplos: un paisaje, partes y muebles de la casa, pósters culturales, etc. Podemos presentar así vocabulario pero también podemos hacer que nuestros estudiantes creen sus propias imágenes interactivas. La verdad es que espero probarlo pronto (y sí, subiré mis “experimentos” al blog). Desde el punto de vista del profe, el taller estuvo genial, ¿cómo fue tu experiencia como tallerista, Cris? Pues yo pasé muchísimos nervios, no es lo mismo ponerse delante de los estudiantes que de los profes, pero me ha gustado tanto la experiencia que ya estoy buscando nuevos congresos o encuentros donde volver a presentar mi taller. Os adjunto aquí mi presentación que ya está disponible en Slideshare y los apuntes en pdf.

Después del café fui al taller de otro tuitero, José Rubio, al que muchos conoceréis por su web EducaSpain. En su taller, José nos presentó una forma muy original de enseñar fraseología a través de imágenes. Nos enseñó un súper pdf creado por él mismo con historias con mucha fraseología y con explicaciones de cada una de las expresiones.

Estoy segura de que me perdí muchos otros talleres geniales, siempre es muy difícil elegir (y lo digo por experiencia, que ya van varios encuentros). Sin embargo, como ya os contaba, esta edición fue especial porque di mi primer taller. Presenté un taller con diferentes herramientas para hacer los materiales más atractivos. A pesar de la revolución tecnológica a la que asistimos estos días, soy consciente de que muchos profesores todavía no cuentan con los recursos suficientes y que seguimos tirando de libro y fotocopias en muchas ocasiones. Así que hablé de varias herramientas con las que podemos crear materiales descargables atractivos con los que trabajar en diferentes niveles. Todas las herramientas que presenté son de uso gratuito y solo alguna necesita registro. Si queréis ver el prezi de la presentación podéis hacer clic aquí, y aquí tenéis los dossieres que repartí al final del taller.

Y aquí estoy yo dando mi taller. Aquí, cómo hacer infografías sencillas con Canva.
Y aquí estoy yo dando mi taller. Aquí, cómo hacer infografías sencillas con Canva.

Reconozco que estaba muy nerviosa, pero vi muchas caras conocidas y eso ayudó mucho.La primera vez no conseguí terminar a tiempo, me faltaron un par de herramientas por presentar, pero creo que el público salió satisfecho. La segunda vez “clavé” el tiempo, y terminé de presentar todo justo que la gente empezaba a salir de otros talleres. La verdad es que a pesar de los nervios me gustó mucha la experiencia, y ver que la gente tomaba nota de lo que yo iba explicando, o ver cómo hacían fotos a la pantalla, fue una sensación muy buena. Además, muchas personas se acercaron al final para felicitarme o para comentar cosas sobre algunas herramientas TIC. ¡Fue genial y prometo repetir!

¿Jueves sin pestañas?

Hace poco, en uno de los foros del máster, estuvimos hablando sobre si internet nos hace más inteligentes o si, por el contrario, al encontrarnos todo hecho, nos hace más “tontos”. Hablamos, sobre todo, de los cambios que hemos notado respecto a nuestro comportamiento con la red, y la mayoría coincidimos en que internet, en cierto modo, ha mermado nuestra capacidad de concertación. Justamente hoy El País (en el blog Verne) hablan de una propuesta iniciada por James Hamblin (editor de la sección de salud de la revista The Atlantic). Hamblin se ha dado cuenta de que, cuando estamos navegando por Internet, estamos pendientes de demasiadas cosas y que, al final, no nos centramos en ninguna de ellas.

De ahí surge la propuesta del Tabless Thursday, o lo que es lo mismo, el jueves sin pestañas (del ordenador, ¡claro!) Consiste en pasar todo un día con solo una pestaña abierta; no puedes abrir una nueva sin cerrar previamente la anterior. La verdad es que el vídeo que aparece refleja mi día a día: mil pestañas abiertas, ir saltando de una página a otra, ir buscando información y luego incluso olvidarte de qué estabas buscando… Me he dado cuenta de lo que me cuesta concentrarme cuando me he puesto a escribir papers, que es justo el ejemplo que muestra Hamblin en su vídeo. Creo que no puedo estar más de quince minutos centrada en una cosa (lo sé, asusta). De hecho, mientras veía el vídeo he tenido que parar porque me ha llegado un whatsapp, y cuando lo he leído he aprovechado para ver unas notificaciones que me habían llegado de Pinterest (estaba viendo el paréntesis en la pestaña y no me podía resistir).

¿Creéis que podéis hacer el “tabless Thursday”? Yo desde luego que no (¡al menos lo asumo!) Ahora mismo tengo once pestañas (¡¡once!!): Gmail, Facebook (con una notificación que me está tentando), la página principal de El País, la página del blog de Verne, el perfil en The Atlantic de James Hamblin, la página principal de the Atlantic, otra noticia a la que enlaza el post de Verne (habla de una aplicación que cuenta cuántas veces al día miras el móvil. Y sí, he tenido que dejar de escribir este post para bajármela. Y después de bajármela lo he compartido en Twitter), una página que he consultado para una traducción que estaba haciendo antes, y dos páginas de la uned. A todo esto hay que sumarle Spotify y Tweetdeck. ¿Os sentís identificados? ¿Soy la única a la que le pasa?

En el foro del que os hablaba al principio del post muchos opinamos que el cerebro se acabará acostumbrando y que seremos capaces de hacer varias cosas a la vez y estar realmente centrados. Sin embargo, yo echo de menos esos momentos en los que era capaz de sentarme a leer durante horas sin que absolutamente nada me distrajera. Quizás es el momento de un “digital detox”. Este verano estuve una semana sin teléfono, en otoño casi un mes, y he sobrevivido a unos tres meses sin Facebook, pero en cuanto vuelvo…¡me cuesta desconectar! ¿Y a vosotros?

Por si el vídeo de Hamblin aún no os ha convencido, os dejo un Ted Talk sobre monotasking: