XVI Encuentro Práctico ELE (I)

Hoy vengo por aquí para hablaros del XVI Encuentro Práctico de Profes de ELE, que tuvo lugar el finde pasado en Madrid. No era la primera vez que asistía (de hecho era la cuarta, ¡guau!) pero sí la primer a que acudía desde otra perspectiva: esta vez daba un taller.

Captura de pantalla 2015-03-18 a la(s) 12.16.53El entorno para las jornadas no podía ser mejor: viernes por la tarde y sábado por la mañana en el círculo de Bellas Artes de Madrid. La verdad es que fue una gozada estar en un edificio así y poder subir a la azotea en las pausas, ¡de diez! Aunque con todas las caras conocidas que me encontré en los descansos para el café tampoco tuve mucho tiempo para subir. Fue genial ver a tanta gente que conocía y conocer a muchos otros. Un grupo de cuatro o cinco tuiteros estuvimos comentando el encuentro en twitter y en una de las pausas nos conocimos.

En las ponencias del viernes por la tarde y del sábado por la mañana creo que hubo un protagonista claro: la tecnología. Hablamos mucho de blended learning, de flipped classroom, CALL, apps, LMS, PLE,  moodle, edpuzzle, moocs…Vamos, para mí fue como una extensión del máster.

Si tuviera que elegir una ponencia creo que me quedaría con la primera. No se me ocurre una forma mejor de abrir boca que con la ponencia de María Acaso sobre la rEDUvolution.  María nos mostró que las metodologías que estamos utilizando actualmente están equivocadas; ahora mismo los niños aprenden más con los medios que en la escuela. Según ella, la pasión por el conocimiento ha muerto (yo creo que no ha muerto, pero está desfalleciendo; sea como sea, yo me quedo con un gran porcentaje de esa pasión), al menos en los centros educativos. Su presentación me gustó mucho y nos hizo ver las cosas desde otra perspectiva (para muestra la siguiente foto).

Captura de pantalla 2015-03-18 a la(s) 12.10.44

Los que me seguís y habéis leído algo sobre mí, sabréis que me encanta diseñar materiales atractivos (además de útiles, innovadores, adecuados, blablabla) así que cuando María habló de “Pedagogía sexy” y de la necesidad de poner energías no solo en el contenido sino en cómo lo transmitimos yo sonreí de oreja a oreja. María nos propuso cinco microrrevoluciones (de las que habla en su libro rEDUvolution):

  • Inconsciente: Lo que los profesores enseñamos no es lo que los estudiantes aprenden. Cada uno tiene su propio ritmo para aprender y según María, está relacionado con el inconsciente, la relajación, etc.
  • Poder: Acaso mencionó el caso de profesores que son el vivo ejemplo de la democracia fuera del aula, pero que dentro de ella, tienen todo el poder.No solo debemos parecer democráticos, sino que tenemos que serlo. Para ello, hay que trabajar la idea de comunidad de aprendizaje.
  • Cuerpo: Sin emoción no hay aprendizaje. No pensamos con la cabeza, pensamos con el cuerpo. Llegados a este punto María nos dejó a todos boquiabiertos al enseñarnos imágenes de los colegios Vittra en Suecia. Creo que en ese momento todos nos imaginamos mudándonos a Estocolmo para enseñar español en esa clase con forma de árbol.
  • Experiencia: “No quiero malgastar mi tiempo en estudiar porque lo que quiero es aprender”. Aquí es donde entra en juego esa pedagogía sexy de la que os hablaba antes.
  • Evaluación: ¿Por qué no hacer de la evaluación una fiesta? Hay que pasar de una enseñanza basada en la evaluación a una enseñanza basada en el aprendizaje.

9788449329500Estas cinco microrrevoluciones me encantaron. Estoy deseando leer el libro y espero poder ponerlas en práctica poco a poco en mis clases, o al menos tenerlas en cuenta a la hora de preparar materiales, actividades, etc. Creo que la que más me va a costar es la de la experiencia. La frase “no quiero malgastar mi tiempo en estudiar porque lo que quiero es aprender” me marcó, pero a la vez me pregunto cómo enseñar a alguien que no quiere aprender, cómo convencerle de lo bueno que es aprender. Si no quiere estudiar, no quiere aprender… ¿qué hacer? Supongo que todos tenemos en mente algún alumno que estaba en nuestras clases por obligación, ¿cómo darle la vuelta a la tortilla y hacer que se interese? No es trabajo fácil, no.

Si os interesa saber más sobre María Acaso y su rEDUvolution os dejo aquí este vídeo TED.

El resto de ponencias fueron muy interesantes también, pero a mí la que “me abrió los ojos” fue esta primera. El resto me dieron ganas locas de sentarme con el ordenador a probar cositas, eso sí, así que próximamente os contaré qué tal mi experiencia cómo tallerista y os enseñaré “cositas” con algunas herramientas nuevas que he podido conocer este finde. Si queréis leer más sobre el resto de ponencias os recomiendo este google docs que Héctor Martín fue redactando, ¡mil gracias!

¿Jueves sin pestañas?

Hace poco, en uno de los foros del máster, estuvimos hablando sobre si internet nos hace más inteligentes o si, por el contrario, al encontrarnos todo hecho, nos hace más “tontos”. Hablamos, sobre todo, de los cambios que hemos notado respecto a nuestro comportamiento con la red, y la mayoría coincidimos en que internet, en cierto modo, ha mermado nuestra capacidad de concertación. Justamente hoy El País (en el blog Verne) hablan de una propuesta iniciada por James Hamblin (editor de la sección de salud de la revista The Atlantic). Hamblin se ha dado cuenta de que, cuando estamos navegando por Internet, estamos pendientes de demasiadas cosas y que, al final, no nos centramos en ninguna de ellas.

De ahí surge la propuesta del Tabless Thursday, o lo que es lo mismo, el jueves sin pestañas (del ordenador, ¡claro!) Consiste en pasar todo un día con solo una pestaña abierta; no puedes abrir una nueva sin cerrar previamente la anterior. La verdad es que el vídeo que aparece refleja mi día a día: mil pestañas abiertas, ir saltando de una página a otra, ir buscando información y luego incluso olvidarte de qué estabas buscando… Me he dado cuenta de lo que me cuesta concentrarme cuando me he puesto a escribir papers, que es justo el ejemplo que muestra Hamblin en su vídeo. Creo que no puedo estar más de quince minutos centrada en una cosa (lo sé, asusta). De hecho, mientras veía el vídeo he tenido que parar porque me ha llegado un whatsapp, y cuando lo he leído he aprovechado para ver unas notificaciones que me habían llegado de Pinterest (estaba viendo el paréntesis en la pestaña y no me podía resistir).

¿Creéis que podéis hacer el “tabless Thursday”? Yo desde luego que no (¡al menos lo asumo!) Ahora mismo tengo once pestañas (¡¡once!!): Gmail, Facebook (con una notificación que me está tentando), la página principal de El País, la página del blog de Verne, el perfil en The Atlantic de James Hamblin, la página principal de the Atlantic, otra noticia a la que enlaza el post de Verne (habla de una aplicación que cuenta cuántas veces al día miras el móvil. Y sí, he tenido que dejar de escribir este post para bajármela. Y después de bajármela lo he compartido en Twitter), una página que he consultado para una traducción que estaba haciendo antes, y dos páginas de la uned. A todo esto hay que sumarle Spotify y Tweetdeck. ¿Os sentís identificados? ¿Soy la única a la que le pasa?

En el foro del que os hablaba al principio del post muchos opinamos que el cerebro se acabará acostumbrando y que seremos capaces de hacer varias cosas a la vez y estar realmente centrados. Sin embargo, yo echo de menos esos momentos en los que era capaz de sentarme a leer durante horas sin que absolutamente nada me distrajera. Quizás es el momento de un “digital detox”. Este verano estuve una semana sin teléfono, en otoño casi un mes, y he sobrevivido a unos tres meses sin Facebook, pero en cuanto vuelvo…¡me cuesta desconectar! ¿Y a vosotros?

Por si el vídeo de Hamblin aún no os ha convencido, os dejo un Ted Talk sobre monotasking: