Probando Google Translate Word Lens

Hace unos días, Google actualizó su traductor e incorporó un par de funciones nuevas: el traductor de audio y el Word Lens. Esta última permite traducir textos cortos utilizando la cámara del móvil. Basta con descargarse la aplicación, apuntar con la cámara al texto que queramos traducir y esperar. La traducción aparece de forma automática en la pantalla y, lo mejor, ¡no necesitamos tener conexión a Internet! Si la aplicación no reconoce bien el texto que queremos traducir, es posible también seleccionarlo de una forma manual. Desde Google recomiendan su uso para carteles o textos con un tamaño y tipo de letra comprensible y han desarrollado esta aplicación pensando en aquellos turistas que necesitan leer carteles, señales, indicaciones…o el menú en un restaurante. Nada demasiado elaborado ni nada para lo que necesitemos una traducción 100% fiel al original.

Me he descargado la aplicación y he estado trasteando un poco. Al principio, te explican brevemente cómo funciona y te dan a elegir entre varios pares de lenguas. Por cierto, que la propia aplicación de Google translate tenga faltas de ortografía ya da que pensar, ¿no?

Screenshot_2015-02-01-18-30-02 Screenshot_2015-02-01-18-37-30 Screenshot_2015-02-01-18-38-02

He probado la aplicación con diferentes objetos, todos ellos en inglés: un bálsamo labial, una lata de puré de calabaza, un libro y un ticket de metro. Al principio, he tenido algunos problemas, ya que en cuanto diriges la cámara del móvil al objeto, empieza a traducir de una forma descontrolada. Ahora mismo tengo un móvil muy grande (cuando digo muy grande hablo de unos 18cm) y me cuesta estabilizarlo, así que el móvil se movía un poco y el traductor se volvía loco: traducía solo medio palabra, cambiaba las palabras, leía solo las últimas letras… Para evitar esto, es mejor sujetar bien el móvil y utilizar la opción de escanear. De esta forma puedes seleccionar de manera manual qué palabras quieres traducir.

Captura de pantalla 2015-02-01 a la(s) 21.37.30

La lata del puré de calabaza ha sido lo primero que ha traducido y creo que la he movido demasiado. De todas formas, la palabra clave en la lata es “pumpkin” y esa la ha traducido a la perfección, así que creo que en este caso el traductor cumpliría su función (recordemos que no quiere dar una traducción perfecta, sino ayudar con tareas más sencillas como hacer la compra o buscar un monumento). Para el siguiente experimento me he decantado por el bálsamo labial.

Con el Carmex (una marca de bálsamo labial) el traductor ha empezado a volverse un poco loco y a dar traducciones que no sé muy bien de dónde han salido (¿piscifactoría?¿garrafa?) Sin embargo, cuando he escaneado la imagen, la aplicación ha reconocido el texto y yo he podido seleccionar aquello que quería traducir y entonces sí ha dado una traducción más aproximada. Es probable que al seleccionar la zona que quería traducir no haya marcado la terminación “-ing” y por eso ha traducido solo “heal” por “curar”, en lugar de la palabra “healing”.

Aquí el Word Lens se ha vuelto un poco loco, ¿no?
Aquí el Word Lens se ha vuelto un poco loco, ¿no?

A continuación he probado con un libro. Me ha costado un poco que identificara el texto, pero taScreenshot_2015-02-01-18-46-28l y como he leído por internet, puede deberse a múltiples motivos: inclinación de la cámara, tipScreenshot_2015-02-01-18-45-36ografía, colores sobre los que está impreso, etc. Además, no recomiendan usar esta aplicación con libros ni textos largos. Sin embargo, una vez que ha identificado las palabras, ha dado una buena traducción. En este caso, a la hora de marcar las palabras que quería traducir, he “coloreado” una zona muy grande, por lo que puede que la traducción en el bálsamo fallara por no haber seleccionado una zona suficientemente grande.

Por último, he hecho la prueba con una “MetroCard” del metro de Nueva York. Lógicamente, el nombre “MetroCard” no sería necesario traducirlo, ya que es el nombre propio del billete de esta ciudad. Así que aquí he seleccionado solo el texto que aparece debajo de la franja magnética y he obtenido una buena traducción.

                                             Screenshot_2015-02-01-18-49-25 Screenshot_2015-02-01-18-49-36

En definitiva, creo que el Word Lens de Google translate sí cumple con su función, siempre y cuando se utilice solo en una serie de situaciones en las que solo necesitemos “hacernos una idea” de la información en la lengua extranjera. ¿Qué pensáis vosotros?

Anuncios