Probando Busuu

Como ya he comentado en otra entrada, una de las cosas que más me gusta del máster que estoy cursando es descubrir aplicaciones y programas nuevos y probarlos. La verdad es que de muchos de ellos ya había oído hablar, pero entre unas cosas y otras, nunca los había probado. Tras probar Tagxedo para hacer las nubes de palabras y Piktochart y Canva para crear infografías, le ha tocado el turno a Busuu, LA RED por excelencia para aprender idiomas.

La verdad es que la historia de esta red social es bastante curiosa, ya que fue creada por estudiantes del Instituto de Empresa, lugar donde yo estuve dando clase de español hace un tiempo. Quién sabe, lo mismo me crucé con sus creadores por los pasillos. Como proyecto de fin del MBA, Bernhard Niesner y Adrian Hilti crearon una red social con la que aprender idiomas, que ahora, ocho años después, tiene más de cincuenta millones de usuarios registrados en todo el mundo.

Hace unos días publicaron este artículo en El País, y después de oír hablar de Busuu en el máster, leer sobre esta red en la bibliografía con la que estoy trabajando y verla mencionada en un montón de retuits…no me quedaba más opción que probarla. Me registré a través de Google y elegí el idioma que quería aprender, en este caso alemán. Teóricamente tengo un nivel C1 de este idioma, pero hace tiempo que no práctico en serio, así que…¿qué mejor ocasión?

Cosas que me han gustado

– Combina distintos tipos de ejercicios: aunque la mayoría de los ejercicios que he hecho hasta ahora estaban centrados en el aprendizaje del léxico, Busuu alterna diferentes tipos de ejercicios y no se hace repetitivo. Hay ejercicios en los que hay que relacionar una fotografía con su palabra correspondiente, ejercicios en los que escuchamos la palabra y tenemos que escoger la fotografía correcta, ejercicios de rellenar huecos, etc. De todas formas, no he pasado más de dos o tres horas en Busuu, y puede que si los ejercicios sigan así, llegue a aburrirme de tanta repetición.

– División de las unidades por contenido léxico: en este caso no se centran en gramática, sino que dividen los temas por el vocabulario que se trabaja.

– Banco de vocabulario: la posibilidad de guardar el vocabulario que te cuesta recordar para retomarlo y practicarlo después me parece muy útil, pero tampoco es ninguna novedad.

– Retos personales: Busuu te ofrece la posibilidad de marcarte un objetivo más personalizado, es decir, fijar el número de horas que quieres (o puedes) dedicarle al aprendizaje de la lengua y la web te dice cuántos días faltan para alcanzar ese nivel (¿real?) Creo que es una buena forma de automotivarse.

Cosas que no me han gustado tanto

– No hay prueba de nivel. Para estudiantes principiantes es ideal, pero si quieres retomar una lengua y no estás muy al día sobre los niveles del MCER puedes perderte un poco. He estado investigando y creo que en versiones anteriores sí se incluía prueba de nivel y ahora se incluye en la versión premium. Aunque tampoco es lo ideal, creo que podrían añadir una prueba de nivel con ejercicios de opción múltiple basados en el léxico que se pone en práctica en las distintas unidades.

– Ejercicios basados en la traducción: es cierto que, de momento, no he “investigado” más de dos o tres horas en Busuu, pero la mayoría de ejercicios que he encontrado hasta ahora están basados en la traducción y todos enfocados al aprendizaje del vocabulario.

Captura de pantalla 2015-01-24 a la(s) 16.02.36
Incoherencia entre la palabra en alemán y su correspondiente en español.

– Errores o incoherencias: en lo poco que he “trasteado” con Busuu, he encontrado algún error, como el que comparto en la imagen. En este caso, las palabras que aparecen en alemán son “Einspruch” y “Berufung” y la traducción que se da es “apelar”. Una de las cosas que se aprende en un nivel A1 o A2 de alemán es que todas las palabras terminadas en -ung son sustantivos (y femeninos, que para uno que es “fácil” de recordar…), por lo que la traducción de un sustantivo no puede corresponder con un verbo. Además, en la frase de muestra que aparece para ilustrar la imagen, aparece el sustantivo en la construcción “in die Berufung gehen”, que sí se podría traducir con un verbo (apelar) en español.

– Método de corrección: hay ejercicios de producción escrita que son corregidos peer to peer. En principio, este sistema está bien, pero creo que habría que establecer ciertos criterios para realizar una corrección uniforme. Yo, por ejemplo, escribí la solución correcta, pero dudé si incluir una explicación de por qué había realizado determinada corrección. En ese caso, ¿debería hacerla en inglés?, ¿en español?, ¿o simplemente escribir la versión “correcta”? Me gusta la corrección peer to peer, pero, ¿cómo sé exactamente qué contenidos han visto? ¿Cómo sé qué variedad se ha utilizado? Si un estudiante escribe “remera” en lugar de “camiseta”, ¿cómo sé qué input ha recibido? En las correcciones que me han hecho a mí, se han limitado a darme la versión correcta, pero sin ningún tipo de explicación (aunque puedo contestar a ese usuario y preguntarle). Estas cuestiones me generan algunas dudas, aunque son comunes a la corrección peer to peer, no solo a Busuu.

Busuu marca en rojo todas las palabras que están en una posición incorrecta. Realmente no están mal, sino que están "desplazadas".
Busuu marca en rojo todas las palabras que están en una posición incorrecta. Realmente no están mal, sino que están “desplazadas”.

Hay un tipo de ejercicio en el que hay que ordenar las palabras para formar una frase con sentido. En este caso, Busuu reconoce los errores pero tampoco los explica. Es decir, sabe que no es la respuesta correcta pero no identifica dónde está el error. Si lo hiciera, podrían incluir una breve explicación.

Esta es la pantalla que me "persigue": aparece cada dos por tres y no puedo continuar.
Esta es la pantalla que me “persigue”: aparece cada dos por tres y no puedo continuar.

– Publicidad: entiendo que haya algunos contenidos reservados solo para la versión premium (de algo hay que vivir), pero yo he llegado a un punto en el que después de cada “mini-ejercicio” que hago, llego a una pantalla con publicidad. Para volver a los ejercicios, tengo que cerrar esa pantalla, volver atrás, seleccionar los ejercicios…y vuelta a empezar con los anuncios. En definitiva, estoy bloqueada.

– El trabajo de las cuatro destrezas no está nada compensado, y por lo poco que he visto, tampoco se incluye la competencia sociocultural.

Cosas que “ni fú ni fa”

Captura de pantalla en la que vemos los objetos que podemos "comprar" en Busuu.
Captura de pantalla en la que vemos los objetos que podemos “comprar” en Busuu.

– Las “berries”: a medida que haces ejercicios, corriges a los demás, completas tareas…vas recibiendo berries, con las que luego puedes comprar descuentos para la cuenta premium y “otros productos de Busuu”. Estos “otros productos de Busuu”, tal y como ellos los llaman, son regalos animados para dar vida a nuestro jardín. ¿Qué jardín? Cuando vi esto me temí recibir un montón de invitaciones tipo Candy Crush. Creo que un jardín no pega en una red de este tipo, ¿no? (No tengo jardín ni lo he visto, así que hablo desde el desconocimiento).

Como solo he accedido a la versión gratuita, reconozco que mis opiniones no son tan completas. He buscado opiniones online y la verdad es que he encontrado todo tipo de opiniones. Desde mi experiencia, Busuu puede ser una forma excelente para aprender y repasar el vocabulario, pero me parece muy difícil aprender una lengua con este programa. ¿Vosotros la habéis probado?

Anuncios

Dobble

cartas_dobble_gEn las vacaciones de Navidad he ido un día al cine con unos amigos y en la zona de las taquillas había unos azafatos promocionando juegos de mesa. Yo conocía el Time’s up!, uno de los juegos que estaban enseñando, y como me gusta tantísimo, me acerqué para ver qué otros juegos tenían. La zona estaba llena de niños, pero los juegos que me enseñaron me encantaron, y consiguieron que mis amigos y yo nos picáramos un poco. El que más me gustó fue un juego llamado Dobble, y enseguida pensé en cómo adaptarlo para clase.

El juego se compone de una serie de tarjetas (55 en el juego original, 31 en la demo) con ocho dibujos o símbolos (seis en la demo) en cada una. En total hay 50 dibujos diferentes, y  entre cada una de las tarjetas, siempre hay un símbolo en común. El objetivo del juego es ser el más rápido en descubrir el dibujo que hay en común entre tu carta y la del resto, o entre tu carta y el mazo que esté en el centro. En las propias instrucciones del juego explican hasta cinco mini-juegos diferentes, que suelen durar alrededor de uno o dos minutos. ¿Parece sencillo, verdad? Os aseguro que cuando estás concentrado y compitiendo, encontrar el símbolo en común es mucho más complicado de lo que parece.

En uno de los juegos, cada jugador empieza con una carta y en el centro hay una torre con más cartas. Cuando uno de los jugadores descubre un dibujo en común entre su carta y la carta del mazo, la tiene que coger. El jugador que, al final de la partida tenga más cartas, será el ganador. En otra variante, cada jugador tiene una carta y tiene que buscar los dibujos en común entre su carta y la carta de otro jugador. Cuando la descubre, tiene que poner su carta sobre el mazo de otro jugador. El jugador que, al final de la partida, tenga menos cartas será el ganador.

DSC_0246En la promoción en los cines me dieron la demo y he podido jugar con ella en una clase privada de inglés y la verdad es que a los chicos les encantó. Primero les presenté el vocabulario con flashcards y después jugamos. El “problema” es que los dibujos son bastante aleatorios, y nos podemos encontrar desde una manzana hasta un biberón, pasando por un martillo. Así que he decidido hacer mis propias versiones, adaptarlo con el vocabulario de la ropa y, en otra versión, con el vocabulario del bar, y compartirlo con todos.

Os incluyo aquí el pdf (Dobble 2) y aquí el del bar (Dobble – el bar). Lo podéis usar para el idioma que queráis, ya que no he incluido texto. Captura de pantalla 2015-01-21 a la(s) 23.58.24La idea sería preenseñar todo el vocabulario antes y el Dobble podría ser una manera de repasarlo. También podríamos usarlo como precalentamiento una vez que ya hayamos visto ese léxico, ya que al ser un juego tan corto sirve perfectamente para comenzar la clase. Es un juego muy visual y rápido, ¡genial para la clase! Si queréis saber más sobre el juego, aquí tenéis un enlace en el que explican el resto de mini-juegos, y si usáis mis tarjetas, ¡contadme qué tal!

Nubes de palabras

Llevo un par de meses leyendo sobre un montón de programas útiles para la clase de segundas lenguas y haciendo trabajos sobre ellos, pero he de confesar que no he probado (casi ninguno) algunos de ellos. Así que ahora que tengo el blog, me he propuesto trastear y probarlos (casi) todos. Y hoy he empezado con las nubes de palabras.

La verdad es que no me imaginaba que fuera tan, tan, tan fácil. Sabía que había alguna forma de hacerlo sin pasar horas colocando las palabras con Photoshop, pero no imaginé que fuera así de sencillo. Solo he probado el programa Tagxedo, pero hay un par más como Wordle o Word it out, pero por lo que he leído por ahí, Tagxedo es el que ofrece más opciones de personalización y crea las nubes más resultonas.

Su uso, como digo, es muy sencillo. Vamos a la web, hacemos click en “create” y después introducimos todas las palabras en “load”. Aquí me parece importante destacar que si queremos que dos palabras nos aparezcan juntas en la nube, hay que poner ~~ entre ambas (sin espacios). Después le damos a “submit” y ya tenemos nuestra nube. Podemos personalizar la forma (e incluso subir la nuestra propia) en “shape”, cambiar el tipo de letra en “font” (aquí hay que tener cuidado si hemos escrito algo con acentos o con la letra ñ) y cambiar la combinación de colores en “theme”. Sé que este es un tutorial demasiado exprés, pero es que aquí tenéis uno genial con un montón de fotos y explicaciones.

Yo me he entretenido un rato y creado cuatro nubes: una con vocabulario del cine, otra con vocabulario de viajes, una tercera con lugares famosos de Madrid y la última con expresiones para hablar de sentimientos y emociones.

nube cine

nube viajes

nube Madrid nube sentimientos