Elecciones en Estados Unidos

Desde hace más de un año trabajo exclusivamente con estudiantes de Estados Unidos, por lo que mis clases, metodología e incluso materiales han cambiado bastante. Y claro, como no podía ser de otra manera, mañana vamos a dedicar (parte de) la clase a hablar sobre las elecciones presidenciales. Así que he creado un material en el que se trabaja algo de vocabulario, opinión (¡sin subjuntivo! Que mis chicos todavía no lo sufren…) y condicionales con futuro.

Aquí os lo dejo por si lo podéis aprovechar. ¡Que lo disfrutéis!

 

 

Estilo indirecto para cinéfilos

Seis meses sin actualizar, ¡madre mía!, ¡qué vergüenza! Os prometo que he tenido que pedir una contraseña nueva porque ni me acordaba… Pero bueno, creo que mi ausencia está justificada y es que, por suerte, tengo bastante lío laboralmente hablando, así que no me puedo quejar. De todas formas, sin apenas entrar por aquí, sois más de 10.000 los que habéis pasado en estos meses, así que…¡gracias!

Como ya dije una de las últimas veces, estoy ya un poco saturada de Dobbles y de tarjetas de conversación (que según me dicen por ahí, ¡son todo un éxito!, ¡gracias!) Así que esta vez no os traigo nada espectacular, lleno de colores e iconos…no, es algo sencillito pero resultón: una actividad para trabajar el estilo indirecto con el cine, o más bien, con las frases más famosas de algunos clásicos. Puse un par de fotos en Twitter y gustó, así que hoy os la dejo AQUÍ. ¡Espero que la disfrutéis!

Captura de pantalla 2016-05-26 a las 11.55.07Captura de pantalla 2016-05-26 a las 11.54.33

Aviso a navegantes:

  • NO es una actividad de presentación (yo para eso suelo usar una presentación que ya os pondré otro día), es simplemente de práctica, de repaso.
  • Cuidadín con el grupo con el que la usáis, que puede que no conozcan ni la mitad de pelis (aunque también hay un par de Disney). Yo lo usaría mejor con adultos. Además, así podéis jugar también a adivinar las pelis o pueden ser ellos los que luego sugieran más frases célebres.
  • Variación: yo una vez pegué las frases originales (en estilo directo) por la clase, por la pizarra, etc. y recorté las frases en estilo indirecto en tarjetas, así que al final tenían un montón de tarjetas con verbos, “que”, pronombres, etc. que tenían que ordenar y formar las frases en estilo indirecto. Se puede hacer con las frases en papeles de colores a modo de competición, ¡da mucho juego!

 

 

Y otro dobble más…

¡Feliz (casi) Navidad! 

Lo reconozco: soy una de esas personas súper navideñas. No lo puedo evitar: me encanta la decoración, mandar tarjetas (sí, ¡por correo postal!), poner villancicos a todo volumen…y claro, también me gusta llevar la Navidad a clase. Ayer estuve hasta última hora preparando un calendario de adviento (que espero enseñaros por aquí en un par de días, cuando haga fotos decentes) y hoy… ¡os traigo vuestra actividad favorita: un DOBBLE! (La mía ya no, reconozco que después de cuatro o cinco versiones ya estoy un poquito saturada. Os prometo que hago otras cosas y que ya hace un par de meses que no juego al Dobble en mis clases, pero es que no lo puedo evitar.

Así que aquí tenéis el SÚPERDOBBLE NAVIDEÑO. Eso sí, ¡aviso a navegantes! Incluyo elementos culturales de las navidades españolas, no sé si lo podréis usar en otros contextos. Espero que lo disfrutéis igualmente.

Captura de pantalla 2015-12-01 a las 21.04.56

Y si todavía no sabes cómo jugar al Dobble, AQUÍ tienes algunas ideas.

Dobble de Halloween

¡Ay! Que casi no llego… Vais a pensar que en mis clases solo juego al Dobble, porque aquí os traigo una versión nueva para Halloween…muahahahaha (léase con risa malvada). Prometo variar y subir actividades distintas pronto (aunque también animan los mensajes que me llegan de profe de todas partes del mundo diciendo que están usando mis dobbles y que les encantan). En fin, no me lío más. AQUÍ os dejo el pdf y aquí las instrucciones para jugar.

¡Feliz Halloween!

Dobble de los alimentos

Hace unos días os enseñaba por Twitter (si aún no me sigues, me puedes encontrar aquí) unas fotos de mis tarjetas de Dobble de la ropa. La verdad es que estuve un buen rato recortando, pero mereció la pena. Primero las recorté, luego las pegué en cartulinas de colores (para tener distintos juegos) y como sé por experiencia que el Dobble puede ser “un pelín” agresivo también las plastifiqué.

DSC_2219
Como ya os contaba en este post, el juego se basa en ser el más rápido en identificar los objetos comunes entre varias tarjetas. En el juego original proponen hasta cinco formas distintas de jugar, pero yo suelo utilizar estas dos:

  • Repartir todas las tarjetas excepto una entre todos los jugadores (normalmente tres o cuatro; si son más no tiene tanta gracia porque recibirán pocas tarjetas). Se deja una tarjeta en el medio y los jugadores tienen que ir poniendo sus tarjetas encima a medida que encuentran un objeto en común. Por ejemplo, si en la tarjeta que está en la mesa hay unos pantalones y en mi tarjeta tengo pantalones, diré bien alto la palabra pantalones y pondré mi tarjeta encima de la otra. Así sucesivamente hasta que alguien se quede sin tarjetas. Esa persona será el ganador.
  • Poner todas las tarjetas en un montón encima de la mesa y repartir a cada jugador solo una carta. La mecánica es similar a la anterior, pero en este caso tengo que coger tarjetas del mazo (en lugar de deshacerme de ellas) y ganará la persona que más tarjetas tenga al final.

La verdad es que es un juego que gusta mucho. Yo tengo el juego original y de vez en cuando juego con mis amigos, y reconozco que me encanta. Para utilizarlo en clase tenemos que estar seguros de que conocen el vocabulario de antemano (es un juego muy rápido, ideal para repasar) y no está de más hacer hincapié en que tienen que decir la palabra en alto antes de coger o dejar una tarjeta. El resto de compañeros tendrá que estar pendiente y si no decimos bien la palabra no podremos coger o dejar la tarjeta.

Así que me he animado y he creado una nueva versión. Aquí podéis encontrar las tarjetas con el léxico de la ropa y aquí las del bar. Esta vez he creado unas tarjetas con comida y bebida. Las he hecho siguiendo la unidad 6 del manual Gente hoy 1, de Difusión, que es el material que estoy siguiendo actualmente. Sin embargo, no es necesario utilizar este manual para jugar a este juego, basta con estar hablando de comida 🙂

Captura de pantalla 2015-09-29 a las 19.31.25

Así que no me enrollo más y AQUÍ os dejo las tarjetas de los alimentos. 

Tarjetas con emojis para clase

Sí, lo sé, demasiado tiempo sin actualizar, vergüenza me tendría que dar. Pero… la verdad es que he estado muy ocupada y en estos meses no he parado con el máster (del que espero poder hablaros prontito) y con las clases. Además, entre medias han caído un par de cursos y unas prácticas. Casi nada. Pero el verano ya se ha terminado y aquí estoy yo de vuelta con muchas ganas.

Para ir abriendo boca os traigo otra actividad pensada, principalmente, para clase de conversación. ¡Y con emojis! Y es que sí, los emojis están de moda y mires donde emires los encuentras (que si campañas a favor e un emoji con forma de paella, que si camisetas y sábanas con caritas sonrientes y bailaoras de flamenco, que si concursos de adivinanzas con emojis…) Así que, ¿por qué no utilizarlos en clase? Os traigo una recopilación de emojis en tarjetas (y sin texto, así que lo mismo te valen para clase de ELE, que de DaF, que de ESL…que para echarte unas risas con tus amigos en el bar).

Y te preguntarás...¿qué es lo que podemos hacer con estas tarjetas con emojis? Pues entre otras cosas… (si os animáis a mandar sugerencias las añado a la lista y así tenemos más recursos):

Captura de pantalla 2015-09-21 a las 17.07.07 Captura de pantalla 2015-09-21 a las 17.07.00

  • Contar una historia “sobre la marcha”: se recortan y barajan las tarjetas y se ponen en un mazo. Cada estudiante, por turnos, coge una tarjeta con un emoji y tiene que ir contando la historia.
  • Contar una historia “del revés”: alguien piensa en una anécdota, una historia o simplemente en lo que hizo la tarde anterior. Selecciona una serie de emojis, los ordena y el resto de compañeros tienen que adivinar qué pasó.
  • ¡Para hablar de sentimientos! Estas tarjetas sirven perfectamente para presentar algunas emociones (o la diferencia entre estar y tener, por ejemplo).
  • También los podemos utilizar como ideas para producciones escritas: cada estudiante escoge varias tarjetas al azar y tiene que escribir una historia utilizando todas; un estudiante escoge varias tarjetas para que otro estudiante escriba algo relacionado (aviso: esta opción puede dar pie a historias “con muy mala leche”, es decir, que el estudiante A escoja tarjetas increíblemente difíciles de relacionar para que el estudiante B escriba sobra ellas), etc.
  • Utilizar las tarjetas para juegos como el tabú, el password, etc.

Aquí os dejo las tarjetas, ya me contaréis qué os parecen. ¡Espero tardar menos en volver!

48 tarjetas para clase de conversación

Me gusta preparar mis clases con toda la antelación posible y me gusta ser precisa y meticulosa. Sin embargo, a veces no puedo: no tengo tiempo, desconozco el nivel de los estudiantes, hay cambios de última hora, etc. ¿Os suena? Así que intento tener un “banco” de actividades ya preparadas de las que tirar en esos casos de emergencia. Hoy os traigo uno de esos materiales: 48 tarjetas para clase de conversaciónCada tarjeta contiene varias preguntas sobre un tema concreto. Las podéis utilizar tanto para clases individuales como para clases en grupo y aunque estoy segura de que ya habéis hablado de muchos de esos temas en clase, no es lo mismo “llevar un tema” a clase que un mazo de tarjetas entre las que los estudiantes eligen varias al azar.

Captura de pantalla 2015-04-20 a la(s) 17.45.13 Captura de pantalla 2015-04-20 a la(s) 17.45.22

Creo que la mayoría de las tarjetas se pueden usar a partir de un nivel B1 “altito” (aunque en algunos casos sería conveniente preenseñar algo de léxico), pero creo que si guiamos bien a los estudiantes no habría grandes problemas. He intentado que los temas no fueran demasiado polémicos (pero tampoco se reducen a “¿prefieres vivir en el campo o en la ciudad?”), pero ahí ya entra lo que os queráis mojar o hacer que vuestros estudiantes se mojen.

Comparto estas tarjetas con vosotros con todo el cariño. Si encontráis algún error, por favor, ¡decídmelo! Podéis compartirlas y usarlas todo lo que queráis aunque os pido que incluyáis algún link o dejéis el link que he puesto en las tarjetas.

¡Espero que las disfrutéis!

Probando Google Translate Word Lens

Hace unos días, Google actualizó su traductor e incorporó un par de funciones nuevas: el traductor de audio y el Word Lens. Esta última permite traducir textos cortos utilizando la cámara del móvil. Basta con descargarse la aplicación, apuntar con la cámara al texto que queramos traducir y esperar. La traducción aparece de forma automática en la pantalla y, lo mejor, ¡no necesitamos tener conexión a Internet! Si la aplicación no reconoce bien el texto que queremos traducir, es posible también seleccionarlo de una forma manual. Desde Google recomiendan su uso para carteles o textos con un tamaño y tipo de letra comprensible y han desarrollado esta aplicación pensando en aquellos turistas que necesitan leer carteles, señales, indicaciones…o el menú en un restaurante. Nada demasiado elaborado ni nada para lo que necesitemos una traducción 100% fiel al original.

Me he descargado la aplicación y he estado trasteando un poco. Al principio, te explican brevemente cómo funciona y te dan a elegir entre varios pares de lenguas. Por cierto, que la propia aplicación de Google translate tenga faltas de ortografía ya da que pensar, ¿no?

Screenshot_2015-02-01-18-30-02 Screenshot_2015-02-01-18-37-30 Screenshot_2015-02-01-18-38-02

He probado la aplicación con diferentes objetos, todos ellos en inglés: un bálsamo labial, una lata de puré de calabaza, un libro y un ticket de metro. Al principio, he tenido algunos problemas, ya que en cuanto diriges la cámara del móvil al objeto, empieza a traducir de una forma descontrolada. Ahora mismo tengo un móvil muy grande (cuando digo muy grande hablo de unos 18cm) y me cuesta estabilizarlo, así que el móvil se movía un poco y el traductor se volvía loco: traducía solo medio palabra, cambiaba las palabras, leía solo las últimas letras… Para evitar esto, es mejor sujetar bien el móvil y utilizar la opción de escanear. De esta forma puedes seleccionar de manera manual qué palabras quieres traducir.

Captura de pantalla 2015-02-01 a la(s) 21.37.30

La lata del puré de calabaza ha sido lo primero que ha traducido y creo que la he movido demasiado. De todas formas, la palabra clave en la lata es “pumpkin” y esa la ha traducido a la perfección, así que creo que en este caso el traductor cumpliría su función (recordemos que no quiere dar una traducción perfecta, sino ayudar con tareas más sencillas como hacer la compra o buscar un monumento). Para el siguiente experimento me he decantado por el bálsamo labial.

Con el Carmex (una marca de bálsamo labial) el traductor ha empezado a volverse un poco loco y a dar traducciones que no sé muy bien de dónde han salido (¿piscifactoría?¿garrafa?) Sin embargo, cuando he escaneado la imagen, la aplicación ha reconocido el texto y yo he podido seleccionar aquello que quería traducir y entonces sí ha dado una traducción más aproximada. Es probable que al seleccionar la zona que quería traducir no haya marcado la terminación “-ing” y por eso ha traducido solo “heal” por “curar”, en lugar de la palabra “healing”.

Aquí el Word Lens se ha vuelto un poco loco, ¿no?
Aquí el Word Lens se ha vuelto un poco loco, ¿no?

A continuación he probado con un libro. Me ha costado un poco que identificara el texto, pero taScreenshot_2015-02-01-18-46-28l y como he leído por internet, puede deberse a múltiples motivos: inclinación de la cámara, tipScreenshot_2015-02-01-18-45-36ografía, colores sobre los que está impreso, etc. Además, no recomiendan usar esta aplicación con libros ni textos largos. Sin embargo, una vez que ha identificado las palabras, ha dado una buena traducción. En este caso, a la hora de marcar las palabras que quería traducir, he “coloreado” una zona muy grande, por lo que puede que la traducción en el bálsamo fallara por no haber seleccionado una zona suficientemente grande.

Por último, he hecho la prueba con una “MetroCard” del metro de Nueva York. Lógicamente, el nombre “MetroCard” no sería necesario traducirlo, ya que es el nombre propio del billete de esta ciudad. Así que aquí he seleccionado solo el texto que aparece debajo de la franja magnética y he obtenido una buena traducción.

                                             Screenshot_2015-02-01-18-49-25 Screenshot_2015-02-01-18-49-36

En definitiva, creo que el Word Lens de Google translate sí cumple con su función, siempre y cuando se utilice solo en una serie de situaciones en las que solo necesitemos “hacernos una idea” de la información en la lengua extranjera. ¿Qué pensáis vosotros?